¡Contribuya a un artículo y ayude a Wikitravel a crecer! Aprenda cómo.

Puebla

De Wikitravel
Saltar a: navegación, buscar

Puebla es una ciudad de Mexico. Heroica Puebla de Zaragoza se ubica en la parte centro oeste del Estado de Puebla . Cuenta con un clima templado subhúmedo con lluvias de verano. Tiene una altitud promedio de 2160m sobre el nivel del mar.



Historia

Orígenes


Consumada la conquista Española en el primer tercio del siglo XVI, se funda la Ciudad de Puebla de los Ángeles, en un valle denominado Cuetlaxcoapan, el cual se ubica a 120 Km. al sureste de la Ciudad de México, rodeado de los volcanes Popocatépetl, Ixtaccihuatl, Pico de Orizaba y la montaña “La Malinche”.

La fecha de fundación fue el 16 de abril de 1531, el trabajo para delinear y formar las calles fue dirigido por el fraile franciscano Toribio de Benavente, conocido por los indígenas como Motolinía, quien oficia la primera misa, por lo cual se considera este día como la fecha de su fundación.


Época Colonial

En el año 1531 se coloca la primera piedra de la catedral, en terrenos conocidos como el "Portal de Borja", cuya construcción se inicia el 29 de agosto de 1536 y se concluye en 1649. El templo y Convento de San Francisco datan del año de 1535, en el año 1611 se termina la construcción del templo de Santo Domingo y en abril de 1690 se inaugura la Capilla del Rosario. Las necesidades apremiantes y básicas de la ciudad originan la instalación de molinos y batanes en las riberas de los ríos Atoyac y Alseseca, además surgen los obrajes y la ciudad se convierte en el centro agrícola, industrial y comercial más importante de la Nueva España. La producción textil es durante la época colonial la actividad productiva más importante en el desarrollo de la economía virreinal, tanto por su papel en el comercio regional, como en el volumen de personal que empleaba; sin embargo, las continuas guerras entre la Real Corona Española, Inglaterra y Francia impiden el abastecimiento oportuno de textiles, que ejerce el monopolio Español, lo que genera que se abra un breve período de auge para la producción textil local. Bajo estas condiciones la ciudad se constituye durante las últimas décadas de la época colonial en uno de los principales productores de textiles de algodón, que abastece regularmente el mercado colonial novo hispano. El primer impulso en el desarrollo urbano de la ciudad se da a lo largo del siglo XVI, y se establecen diversos barrios como el de San Juan del Río o Tlacaltecapan, Analco, Santiago, San Pablo de los Naturales, San Sebastián, Santa Clara y su arrabal de San Antonio y San Miguelito.

Al norte de la ciudad se ubican Xonacatepec y Xanenetla, que no constituyen propiamente barrios, sino forman arrabales que tardíamente se incorporan al conjunto de la traza urbana; también está el Barrio del Alto, en el cual se ubica el Convento de San Francisco, el Barrio del Carmen ubicado al sureste de la ciudad y el Barrio de San José que se extiende al norte y hacia el sur se ubicaba el Pueblo de San Baltazar cuya importancia se incrementa a partir del siglo XVII.


Época Independiente

Posterior al movimiento de Independencia preocupa a las autoridades locales y las clases conservadoras poblanas, los posibles ataques de grupos insurgentes, por ello se construye en la ciudad un sistema de murallas y fosas para protegerla. En 1815 se inicia la construcción del fortín de Loreto que domina la ciudad y garantiza el camino que viene del Puerto de Veracruz. La ciudad de Puebla ha enfrentado numerosos sitios entre los que destacan: el que llevaron a cabo las tropas de Don Nicolás Bravo y Don Joaquín Herrera, a principios del mes de julio de 1821; tres años después, del 3 al 10 de julio de 1824 los Generales Mariano Arista y Gabriel Durán sitian la ciudad defendida por el Gobernador Patricio Furlong y Don Guadalupe Victoria; Santa Ana envía al General Luis Quintanar y sus tropas, entre el 1o. de junio y el 31 de julio de 1834. En enero de 1845 nuevamente Santa Ana ataca la ciudad con un ejército de mil hombres, que son obligados a retirarse por la acción del General Ignacio Inclán. Durante la Guerra entre los Estados Unidos de Norteamérica y México, ocupan Puebla el 15 de mayo de 1847, por lo que el entonces el gobernador del Estado Lic. José Rafael Inzunza, sale de Puebla el mismo día con el gobierno y se instala en Atlixco. En 1843 se establecen en la ciudad las primeras seis fábricas de hilados y tejidos, siendo estas: La Constancia Mexicana, La Económica, Molino de Enmedio, La Constancia Mayorazgo, Amatlán, La María; las primeras tres ubicadas en la ribera del río Atoyac; en tanto que las demás en el área urbana, siendo movidas las primeras por fuerza hidráulica y las últimas por tracción animal. El 16 de septiembre de 1869 se inaugura el ramal que une a la estación de Apizaco del Ferrocarril Mexicano con la ciudad de Puebla. Las principales líneas ferroviarias que cruzan el territorio poblano, son el Ferrocarril del Sur que conecta los distritos de Tepeaca, Tecamachalco y Tehuacán con la ciudad de Oaxaca; el ferrocarril a Matamoros que pasa por los distritos de Cholula, Atlixco y Matamoros hasta vincular a la ciudad de Puebla con el estado de Morelos, en tanto que por el norte el denominado Ferrocarril Oriental, une a la capital del Estado con la Sierra Norte del estado de Puebla, para fines del porfiriato recorren el estado cerca de 1000 Km. de vías férreas. Para la ciudad de Puebla y sus alrededores, se cuenta con dos sistemas paralelos de transporte que movilizan un promedio de 46 mil habitantes anualmente. Uno es el Ferrocarril Industrial que une la capital con Cholula, Huejotzingo y la zona de fábricas, y el segunda es un sistema de tranvías conocido como Ferrocarril Urbano de Puebla, establecido por concesión del Ayuntamiento en 1879, que dispone de una red de 24 Km.


Época Contemporánea

Entre los años 1950 y 1960 la capital del estado sufre una aguda crisis en la industria textil, por lo cual esta ciudad deja de ser un centro de atracción económica; no obstante a ello, su población tiene un crecimiento sustancial en esta década al pasar de 260,948 habitantes en 1950 a 532,744 habitantes en 1970. La construcción de la autopista México - Puebla inaugurada en 1962, contribuye a la expansión de la zona urbana y a la integración de las localidades que se ubican en la parte norte de la ciudad. En este mismo año, se decreta por parte del Congreso del Estado, la anexión de los municipios de la Resurrección, San Felipe Hueyotlipan, San Jerónimo Caleras, San Miguel Canoa y San Francisco Totimehuacan, como juntas auxiliares del Municipio de Puebla. Con esto, la superficie territorial del Municipio de Puebla se incrementa de manera sustancial de 123.17 Km2. a 524 Km2. Esto mismo ocurre con el número de habitantes y con ello el Municipio de Puebla comienza a destacar en el ámbito nacional, como una ciudad importante por el número de habitantes. En 1965 con la construcción de las avenidas Diagonal Defensores de la República y Hermanos Serdán, la parte norte de la ciudad se consolida y hace más dinámico el crecimiento de la zona urbana. A mediados de la década de los setentas, se construye la vía rápida "Ruta Quetzalcóatl", que une a los Municipios de Puebla y Cholula y la otra es la carretera Puebla - Tlaxcala que vincula a las dos ciudades capitales. Otras obras que fomentan el crecimiento urbano del Municipio de Puebla, sin duda son el inicio de operaciones del Aeropuerto Hermanos Serdán, en el Municipio de Huejotzingo, ubicado a 20 minutos del Municipio Puebla. En 1988 entra en funcionamiento la Central de Autobuses Puebla (CAPU); también en esta época se inaugura la autopista Estatal Atlixcáyotl que une a los Municipios de Puebla y Atlixco. En las últimas dos décadas, la ciudad alcanza niveles de crecimiento urbano muy relevantes, acentuado con mayor intensidad en la parte sur, donde se ha observado que la ciudad ha seguido los patrones de crecimiento horizontal tanto habitacional como comercial, que se manifiestan en todas las ciudades de nuestro país.



Puebla como Ciudad Patrimonio

Puebla es una ciudad que seduce a sus visitantes con la belleza de sus calles vestidas de ladrillo y azulejo, con la monumentalidad y elegancia de sus edificaciones, fruto del trabajo de varias generaciones de poblanos que con su visión emprendedora han hecho de esta ciudad un punto de encuentro, donde se conjuntan la herencia de su pasado virreinal con la vanguardia, haciendo de Puebla una ciudad viva, en continuo movimiento y que se disfruta a cada paso. Recorrer su Centro Histórico es todo un privilegio. Reconocido por la UNESCO en 1987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad, resguarda 2 619 edificios, convirtiéndolo en uno de los Centros Históricos más grandes y con mayor riqueza artística y cultural del mundo. El vasto legado de más de cuatro siglos ha trascendido en el tiempo haciendo de Puebla una ciudad que debe ser disfrutada con los cinco sentidos: escuchando la historia que resguardan sus muros, oliendo el pasado que revive en cada esquina, sintiendo en el aire las tradiciones y fiestas de sus habitantes, saboreando su vida cotidiana en su emblemática gastronomía y mirando el progreso y desarrollo que surgen a cada paso a lo largo y ancho de esta gran ciudad. Por eso Puebla está lista para recibir a sus visitantes con los brazos abiertos, distinguiéndose por la gran calidad de sus servicios turísticos, como hoteles boutique y gran turismo, restaurantes de comida tradicional e internacional, además de todas las atenciones para que su visita sea una experiencia inolvidable. La situación geográfica es otro de los grandes atractivos de esta ciudad. Privilegiada con un clima templado la mayoría del año, Puebla Capital está localizada en la porción central del Valle Poblano Tlaxcalteca a 2 mil 200 metros de altitud, contando con uno de los paisajes más bellos de México al tener como escenario natural al volcán Popocatépetl y a su eterna compañera Iztacihúatl. Su cercanía con el centro de México y su gran infraestructura carretera han convertido a Puebla en una ciudad que goza de gran comunicación con todo el país, permitiendo un desarrollo próspero en su vida comercial, empresarial y universitaria, transformándola en una ciudad líder a nivel nacional en estos sectores. Esta ubicación privilegiada, buscada desde sus orígenes, permitió que la Ciudad de Puebla fuera un sitio para alojar y dar descanso a los conquistadores y a los evangelizadores durante su travesía entre el Puerto de la Villa Rica de la Vera Cruz y la Ciudad de México, capital de la Nueva España.

Consumada la conquista Española durante el siglo XVI y siguiendo los planes de construir una “puebla de españoles” que no perjudicara los intereses y derechos de los pueblos indígenas asentados en antiguos territorios como Cholula, Totimehuacan o Atlixco, se decidió emprender el proyecto de fundar esta puebla a las faldas de un cerro de cantera, tan necesaria para las construcciones y a las orillas de un río de poco caudal denominado Huitzilapan.

Así, el domingo 16 de abril de 1531 se procedió a fundar una “puebla de españoles” a partir de la misa del fundador fray Toribio de Benavente, Motolinia, en el paraje conocido como Cuetlaxcoapan, que en español significa “lugar donde las serpientes cambian de piel”.

Pocos años después, se solicitó a España la autorización oficial para el reconocimiento de este nuevo asentamiento en la Nueva España, recibiendo una respuesta positiva a través de la Cédula Real firmada por Doña Isabel de Portugal. Al crecer la población y la importancia de este territorio, se le otorgó el título de Ciudad de los Ángeles, más tarde el de muy noble y muy leal ciudad y en 1538 se dotó a la ciudad con un escudo de armas.

Después de una difícil época de lluvias, se decidió cambiar el asentamiento original a las márgenes occidentales del río Huitzilapan. La traza de este nuevo emplazamiento obedeció a los ideales del Renacimiento, con un trazo reticular perfecto a partir de una Plaza Mayor con manzanas y calles regulares, orientándola al este para que proteger a los habitantes de los vientos fríos y para poder tener sombra en la aceras y resguardar a los pobladores de los rayos del sol.

En la actualidad esta traza se conserva prácticamente intacta, por lo que es uno de los tesoros patrimoniales que resguarda la Ciudad de Puebla y que la hacen única. Las hermosas calles dan paso a elegantes y magníficas edificaciones que le han dado a Puebla una belleza incomparable.

Siglo tras siglo, la importancia de esta ciudad la ha colocado como uno de los puntos obligados del desarrollo nacional, por lo que algunos de los hechos históricos más significativos de la vida de México han tenido como escenario la Ciudad de Puebla.

La pugna entre los grupos políticos de liberales y conservadores, a mediados del siglo XIX, produjo que estos últimos pidieran el apoyo de Francia y su ejército para implantar una monarquía en este territorio. Una de las batallas de gran trascendencia para la historia de México se libró alrededor de las faldas de los cerros de Loreto y Guadalupe, en los que años atrás se habían construido dos fuertes de defensa militar.

El 5 de mayo de 1862 el ejército de Oriente dirigido por el Gral. Ignacio Zaragoza defendió heroicamente a la ciudad de Puebla y derrotó al que se consideraba, en aquella época, el ejército invencible. Meses después el Gral, Zaragoza murió, por lo que el presidente Benito Juárez decretó que el nombre oficial de esta ciudad sería Heroica Puebla de Zaragoza. El movimiento revolucionario encontró también en Puebla su punto de inicio el 18 de noviembre de 1910, cuando los hermanos Serdán: Aquiles, Máximo y Carmen, se defendieron del ataque de la policía que pretendía hacer un cateo en su vivienda, motivado por el apoyo que esta familia ofrecía a Francisco I. Madero, iniciándose así una serie de hechos que desencadenaron días después la Revolución Mexicana a nivel nacional.

Por todo esto, acercarse a Puebla es disfrutar de una de las ciudades más bellas de México y del Mundo, con la capacidad de conjuntar un rico patrimonio con servicios turísticos de gran calidad, preservando nuestra herencia y fomentando el desarrollo industrial y comercial, logrando una sonrisa de satisfacción en cada visitante que recorre sus calles y que siente en su piel lo que significa estar dentro de la ciudad que fue escogida para ser eternamente la residencia de los Ángeles.

Variantes

Acciones

Docentes del destino

Otros idiomas