¡Contribuya a un artículo y ayude a Wikitravel a crecer! Aprenda cómo.

Palencia

De Wikitravel
Revisión a fecha de 10:58 23 mayo 2012; 212.36.72.224 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo o sección no está de acuerdo con nuestro manual de estilo y necesita ser editado. Por favor lanzate, da un poco de tu atención, y ayuda a mejorarlo!

Palencia es una ciudad de Castilla y León.

Palencia no figura en los grandes circuitos turísticos de la región castellano-leonesa. Es cierto que no puede equipararse al esplendor monumental de Salamanca, León, Burgos o Segovia, ni a los museos y el dinamismo urbano de Valladolid. Pero a juzgar por el orgullo de sus ciudadanos, tampoco parece hacerle mucha falta. Cualquier palentino estará encantado de enumerar los records, proezas y maravillas de los que la ciudad puede presumir. Y en efecto, Palencia ofrece una serie de monumentos notables muy bien conservados: una Calle Mayor de postal, una gran cantidad de parques idílicos y con personalidad propia, algunos secretos culinarios que ya quisieran otras ciudades de más renombre y la estampa de una pintoresca capital de provincia eminentemente castellana, contemporánea y bulliciosa, que intenta hacerse notar entre sus hermanas mayores.

Comprender[editar]

Los palentinos esperan impacientes la llegada del AVE que finalmente supondrá el soterramiento de unas vias de tren que han partido históricamente la ciudad en dos. El tren de alta velocidad se siente como un talismán de modernidad que acercará Palencia a la capital del país y quién sabe qué buenas cosas podrá traer.

Debaten sin cesar sobre las continuas obras urbanas y las decisiones del politiqueo local. Se lamentan de que las grandes ciudades castellanas se lleven el gato al agua mientras que Palencia parece que se quede siempre en tierra de nadie. Valladolid, tan cerca y tan grande, le hace demasiada sombra. Y sus opiniones se dividen al contemplar la multitud de molinos de viento que han aparecido como setas en todo el entorno de la ciudad, estropeando las vistas del Cristo del Otero, pero a la vez proveyendo de energia limpia y renovable al futuro.

A la vez, los ciudadanos de esta villa de 83.000 habitantes se guardan para sí, casi como si fuera un secreto, la calidad de vida de una ciudad pulcra, tranquila, verde, adinerada y gastronómica.

Bien es cierto que el clima de Palencia no es amable. La primavera llega tarde y es traidora. El verano es un placer, pero se acaba pronto ya que en septiembre comienza a acechar el frío, y el invierno es largo y severo. Pero eso no arredra a los palentinos, que no perdonan el paseo dominical por la Calle Mayor truene o nieve e invaden las innumerables terrazas que jalonan la ciudad en verano.

Si se tiene en cuenta que la ciudad dispone de una oferta cultural aceptable y escandalosamente asequible, comparada con la de las grandes ciudades, bastantes salas de cine, un cineclub, y una escena nocturna notable... ¿qué le falta? Pues quizá sea más ambición, mas ganas de abrirse al mundo. Un pensamiento común es "En Palencia se vive y se come bien... ¿ para qué queremos más?" Y precisamente esto hace que la ciudad no sea conocida más allá de la región, que no disponga de eventos de renombre nacional y que todavía esté terminando su Palacio de Congresos, en construcción desde hace ya unos cuantos años.

Además, los palentinos se hacen mayores, pierden a sus jóvenes, que han de emigrar a las grandes ciudades para disponer de trabajos que la ciudad no ofrece. A pesar de que dispone de un campus universitario dependiente de la Universidad de Valladolid, no hay un tamaño crítico de juventud en la ciudad que le dé el dinamismo y frescor tan necesarios para que la ciudad se renueve y reciba nuevas tendencias, que parecen llegar siempre con retraso. Tampoco hay demasiados emprendedores. Y esto se nota.

La inmigración extranjera ha llegado con cuentagotas, y es de esperar que aporte algo de color a una ciudad que quizás esté demasiado encerrada en sí misma, ensimismada con su buen nivel de vida. ¡A ver qué pasa cuando llegue el AVE y se inaugure ese Palacio de Exposiciones que poca gente sabe para qué servirá, demasiado ocupados en disfrutar de los secretos de la ciudad!

Llegar[editar]

Palencia está muy bien comunicada con las ciudades del entorno y del resto de España por carretera y tren. El aeropuerto más cercano es el de Valladolid/Villanubla, a unos 50 kms. de la ciudad.

En coche[editar]

Palencia está comunicada por autovia con la mayoria de las ciudades circundantes y bien conectada a la red de alta capacidad del Estado. Estas son las principales conexiones por carretera:

Autovias

A-67 Santander

A-62 Valladolid/Madrid

P-11 (enlazando con A-62) Burgos/Bilbao/Zaragoza/Barcelona

A-65 León/Oviedo/A Coruña


Autonómicas

C-615 Guardo/Riaño

C-613 Sahagún/(enlanzando con A-213) León/Oviedo


Distancias:

Valladolid - 47 kms.

Burgos - 86 kms.

León - 127 kms.

Santander - 200 kms.

Madrid - 240 kms.

Bilbao - 241 kms.

Oviedo - 245 kms.

Zaragoza - 373 kms.

Valencia - 592 kms.

Sevilla - 632 kms.

Barcelona - 669 kms.

En tren[editar]

Al hallarse en el punto de bifurcación de las principales rutas que llegan de Madrid hacia el norte y noroeste del país, Palencia dispone de múltiples conexiones con muchas ciudades del pais. Así la frecuencia de trenes con Valladolid y Madrid es muy alta.

Además existen tres trenes diarios que la comunican con Barcelona, Galicia y Asturias y una frecuencia diaria con Alicante. Varios Regional Express la comunican con Burgos, León y Vitoria.

La ciudad se ha visto muy beneficiada por la llegada del AVE a Valladolid, lo cual ha supuesto reducir prácticamente a la mitad el tiempo de viaje a Madrid en los trenes Alvia. La próxima llegada del AVE a Palencia, León Y Burgos contribuirá a mejorar aún más las comunicaciones con el centro y sur de la península.

En avión[editar]

Desde el aeropuerto de Villanubla, en Valladolid, existen 3 conexiones diarias a Barcelona, 1 a Valencia, 1 a Paris, 1 a Londres y diversos enlaces con las Islas Baleares y Canarias.

Circule[editar]

El ayuntamiento de Palencia ha realizado en los últimos años notables esfuerzos por peatonalizar el centro urbano. Mientras que esto ha supuesto una mayor calidad de vida y ha pacificado el casco antiguo, también ha supuesto un quebradero de cabeza para sus habitantes, que cada vez disponen de menos sitios para aparcar. La construcción de parkings subterraneos ha paliado, más que solucionado la sítuación. La zona azul está muy extendida en la ciudad. Por ello, se recomienda, en caso de de llegar a Palencia en coche, dejarlo en alguno de los aparcamientos, o alejado del centro urbano. Es una ciudad compacta (¡aunque alargada!), por lo cual puede recorrerse fácil y agradablemente a pie.

Recientemente el ayuntamiento ha puesto en marcha un servicio de alquiler de bicicletas para los habitantes de la ciudad. La falta de costumbre y el escepticismo y reticencia a los cambios de los palentinos hace que éste no haya sido recibido, todo hay que decirlo, con mucho entusiasmo.

Vea[editar]

A pesar de que la mayor parte de la trama urbana de Palencia es moderna, ha conservado algunos monumentos de gran calidad.


Monumentos religiosos Trascoro de la Catedral. Cristo del Otero.

Catedral de San Antolín: principal monumento de la ciudad de Palencia y una de las mayores catedrales de España, construida entre los siglos XIV y XVI. Monumento Nacional desde 1929.

Retablo mayor de la catedral de Palencia

Tapicería de la catedral de Palencia

Cripta de San Antolín

Museo Catedralicio de Palencia

El martirio de San Sebastián (El Greco)


Iglesia de San Miguel: su torre de carácter religioso-militar es otro de los iconos más representativos de Palencia. Templo del siglo XII, es la expresión más pura del estilo ojival primitivo. En el interior destaca un Cristo del siglo XIV, altares de los siglos XVII y XVIII, uno de ellos con una Piedad flamenca, y el mural gótico. La leyenda dice que aquí se casó el Cid Campeador, pero la fecha de construcción de este templo resta credibilidad a la misma; lo más probable es que tuviese lugar en un templo anterior ubicado en este mismo lugar. Declarada Monumento Nacional en 1931.

Iglesia de San Francisco: fundación franciscana del siglo XIII, sufrió modificaciones en el siglo XVI, que alteraron su primitivo carácter gótico. Fue sede de las Cortes Generales en el siglo XIV y residencia de reyes. En el interior destacan sus artesonados mudéjares y una capilla completamente cubierta de calaveras. Monumento Nacional desde 1962.

Convento de San Pablo: quedan pequeños restos de la fundación de Santo Domingo de Guzmán en el siglo XIII. La iglesia actual data de los siglos XV y XVI, y la espadaña de la fachada principal del XVIII.En el exterior destaca el ábside con ventanales renacentistas. En el interior sobresalen el retablo mayor y los sepulcros de los Marqueses de Poza. Declarado Monumento Nacional en 1931.

Interior de Nuestra Señora de la Calle (La Compañía).



Cristo del Otero: obra clave del escultor palentino Victorio Macho. Erigida en 1931 sobre uno de los cerros que rodean la ciudad, se trata de una escultura de 30 metros de altura (la segunda más grande detrás del Cristo de Rio de Janeiro) que domina toda la ciudad y que constituye el principal símbolo de la capital palentina.


Monasterio de Santa Clara: fueron fundadores y protectores de este convento gótico los Almirantes de Castilla. La iglesia data del siglo XV, con retablo mayor del siglo XVIII. Destaca el Cristo yacente, talla rodeada de misterio y leyendas del que se dice que fue encontrado en el mar dentro de una urna y que le crece el pelo y las uñas. Unamuno le dedicó un poema. En este convento Zorrilla situó la leyenda de Margarita la Tornera.

Iglesia de la Compañía (también llamada iglesia Nuestra Señora de la Calle): iglesia jesuítica construida en 1584. En ella se guarda la talla de 40 cm de la Virgen de la Calle, patrona de la ciudad. Fue declarada Monumento Nacional en el año 1982.

Ermita de San Juan Bautista: pequeño pero hermoso templo románico. Su estructura fue trasladada y reconstruida en Palencia cuando el pueblo en el que se situaba (Villanueva del Río) quedó anegado por las aguas del pantano. Es Monumento Nacional desde 1981.

Iglesia de San Lázaro: con torre tardorománica, la nave data del siglo XVI. En ella se aprecia una clara y perfecta unión entre el gótico y el románico tardío. En su origen fue hospital para leprosos.

Iglesia de San Bernardo: actualmente sólo se conserva la fachada plateresca.

Iglesia de Santa Marina: templo del siglo XVIII. Palacio Episcopal: en este palacio se sitúa el Museo Diocesano.


Seminario Mayor Convento de la Piedad: construido en el siglo XVI, de religiosas dominicas. Convento de las Agustinas Canónigas: del siglo XVII. Sede de la Hermandad de la Virgen de la Piedad que desfila en Semana Santa. Convento de las Agustinas Recoletas: construido en el siglo XVII. La iglesia, de una sola nave, tiene planta de cruz latina, destaca su crucero con una cúpula de linterna. La bóveda de cañón y la cúpula están decoradas con una buena labor de yesería cuyo diseño se debe a Antonio de Canales

Capilla de la Soledad. Adosada al convento de San Francisco es la sede de la cofradía de su mismo nombre. Destaca su retablo, yeserías barrocas y su imagen de Nuetra Señora de la Soledad, quizá la más venerada de las que desfilan en Semana Santa.



Monumentos Civiles


Calle Mayor: se trata de la vía principal de la ciudad y centro de la actividad comercial, administrativa y cultural de Palencia. En esta calle y en sus inmediaciones se encuentran los edificios civiles de mayor interés.

Plaza Mayor y Ayuntamiento: la Plaza Mayor fue construida en el siglo XVII para celebrar en ella los festejos públicos y el mercado. Tres de sus lados están soportalados y está presidida por la Casa Consistorial, construcción neoclásica del siglo XIX.

Palacio de la Diputación de Palencia: edificio de 1914 de estilo neorrenacentista, proyectado por el arquitecto palentino Jerónimo Arroyo. Destaca su fachada principal y las obras de artistas palentinos que alberga en su interior.

Casa del Cordón: edificio del siglo XVI rematado en su fachada con un cordón franciscano. En su interior se encuentra el Museo Arqueológico Provincial. Es el único monumento civil renacentista de la ciudad.

Puentecillas: puente de origen romano, reformado en el siglo XVI. El más típico y antiguo.

Puente Mayor: construcción en piedra del siglo XVI, reformado y ampliado a finales del XVIII.

Puente de Hierro: de principios del siglo XX.

Colegio Villandrando: notable edificio de la Calle Mayor. Proyectado por Jerónimo Arroyo, destaca la cerámica que remata la fachada de Daniel Zuloaga.

Edificio de Correos: construido en 1916 según el proyecto de Jacobo Romero.

Teatro principal: construido en el siglo XIX según el modelo de los teatros italianos. Tras sufrir un incendio en 1826 es reconstruido y remodelado.

IES Jorge Manrique: es el mayor instituto de Palencia y en su última planta se encuentra el museo de Jerónimo Arroyo.

Mercado de Abastos: Única obra de hierro y cristal de Palencia, proyectado por Juan Agapito Revilla fue construido en el año 1889.

Hospital de San Bernabé: situado en las inmediaciones de la Catedral. Fundado en el siglo XII y reconstruido en el siglo XV.

Palacio Barroco: construcción nobiliaria del siglo XVIII, de estilo barroco. Situado en la Calle Mayor.

Casino de Palencia

Casa de Flora Germán: Edificio modernista de Jerónimo Arroyo, detacan sus miradores y su cúpula ovoide que sobresale notablemente por entre los tejados de la calle Mayor.

Consejo de Cuentas de Castilla y León (Casa de Ramón Alonso): Edificio de Jerónimo Arroyo situado en la confluencia de la calle Bocaplaza con la calle Mayor (una de las zonas más sofisticadas de la ciudad). Presenta dos interesantes torres con vitrales coloreados. Frente a él se encuentra la estatua a su autor.

Museos

Museo Arqueológico provincial (Casa del Cordón)

Museo de Arte Contemporáneo

Museo de Jerónimo Arroyo

Museo de Victorio Macho

Museo de Historia del Calzado

Museo diocesano de arte sacro

Museo catedralicio


Haga[editar]

La Calle Mayor de Palencia es la columna vertebral de la capital. En ella se concentran la mayoría de comercios y franquicias de la ciudad. Los bares de tapas, siguen la misma ruta, aunque a veces hay que desviarse por sus bocacalles. Resulta difícil caminar por la ciudad sin atraversarla en algún momento. Hay que pasear por ella para mezclarse con sus habitantes y percibir sus diferentes ritmos a lo largo del dia: atestada y ruidosa a mediodía y por la tarde, joven y ruidosa en las noches de los fines de semana, vacia y melancólica en la madrugada...

Hay que parar en la Plaza Mayor o en el parque del Salón a hacer un descanso en cualquiera de sus animadas terrazas y ver pasar gente, o en definitiva, a disfrutar del paisanaje, como dijera Josep Pla. Como buena capital de provincia castellana, en Palencia abundan las señoras emperifolladas que visten trajes de sastre, los hombres elegantes, castizos y con un punto colorista, los ancianos arreglados de domingo y las abuelas de pelo cardado. Y por supuesto, los niños y niñas, inmaculados.

Los palentinos presumen orgullosos de parques, y no es para menos. La ciudad se disputa con Vitoria periódicamente el puesto número uno de metros de zonas verdes por habitante en España.

Una ruta alternativa al bullicio urbano nos llevará así a la otra columna vertebral de la ciudad, el río Carrión. En el norte de la ciudad, las Huertas del Obispo se derraman sobre el río Carrión, y enfrente, cruzando el puente romano de Puentecillas, se sitúa el parque del Sotillo que cuenta con grandes extensiones de césped, castaños de indias, enormes coníferas, y bonitas vistas de la catedral. Después se continua bordeando el río hasta el Puente Mayor. Aquí el viajero tiene dos opciones: desviarse a la derecha, atravesar de nuevo el Carrión y llegar hasta la dársena del Canal de Castilla o continuar caminando hasta el puente peatonal que le llevará al Parque Isla Dos Aguas, de reciente creación, con un lago lleno de cisnes, patos y gansos, y la presencia de sequoyas, hayas, liquidámbares y otras especies más mundanas. Luego puede continuar por cualquiera de las dos orillas hasta el encantador puente colgante, una estructura de hierro fundido de principios del siglo XX y continuar por la calle de Santiago Amón hasta llegar al Paseo de la Julia.

Salir de la ciudad a disfrutar del entorno próximo es otra buena opción. A 6 kilómetros escasos de distancia, Palencia cuenta con su "Tibidabo" o "Casa de Campo" particular, el Monte El Viejo. Se trata de un gran bosque de encinas situado en un páramo de los Montes Torozos que dominan la ciudad por su lado oeste. Es una zona de esparcimiento muy popular entre los palentinos.

Existen diversos puntos de interés: la Casa Pequeña (serenas vistas sobre la ciudad y el valle del Carrión, reserva protegida de ciervos), El Refugio (restaurante, cafeteria, terraza, piscina y multitud de senderos para perderse) y la Casa Grande (restaurante, cafeteria, instalaciones deportivas y muchos más senderos). Por último cabe citar el valle de San Juán, un poco más alejado, bucólico y desierto. La mejor manera de llegar al Monte es en coche. Los lugares citados distan entre 2 y 3 kilómetros entre sí. En verano un autobús sube cada hora al Refugio.

Pueden realizarse agradables rutas por el Monte, aunque conviene llevar algún mapa detallado de la zona. También debe consultarse la predicción meteorológica y llevar agua en cantidad, a pesar de que existan fuentes dispersas de agua potable.

Compre[editar]

La principal zona comercial de la ciudad discurre en torno a la Calle Mayor y sus calles adyacentes. Allí se pueden encontrar la mayoría de las franquicias nacionales e internacionales de moda, así como boutiques con prendas de marcas selectas, y comercios tradicionales.

Una segunda zona comercial se halla en torno a la avenida Modesto Lafuente y la calle Casañé, esta última especializada en decoración y hogar.

Al sur de la ciudad se halla el centro comercial Las Huertas, donde se encuentra un hipermercado.

Los productos más típicos de Palencia solían ser los textiles de lana de oveja. Aún es posible comprar mantas de gran calidad en diversos comercios y pañerías.

También se recomienda adquirir productos gastronómicos locales como el queso del Cerrato, los vinos de Arlanza o embutidos como la morcilla de Fuenteadrino. La resposteria local también es aconsejable y mucho mas diversa y sorprendente de lo que mandan los tópicos (la típica "pasta" castellana). Por último cabe citar la artesania.

Coma[editar]

Gastronomía

La cocina palentina utiliza los productos locales de la huerta de los ríos Carrión y Pisuerga, así como el cordero y diversas aves. Así, está principalmente representada por el lechazo asado y la menestra de verduras. Otros platos son las sopas de ajo, las patatas a la importancia, la sopa castellana, el pisto, las chuletillas de cordero, la perdiz en escabeche, la cordorniz y los revueltos de morcilla. De los ríos de la provincia se obtienen los populares cangrejos, que se cocinan con una suculenta salsa de tomate, y las truchas.

En cuanto a los postres, son populares la leche frita, el arroz con leche, los hojaldres de crema, los petit-suisses, la Cazoleta de San Antolin. También son muy recomendables los quesos del Cerrato.

Por último, caben citar los clásicos licores caseros de endrinas, de nueces, de moras, de guindas...

Tapeo

De unos años para aquí, el tapeo ha ido ganando enteros en la ciudad, todo y que siempre ha estado presente. Las paradas son abundantes y la comida, inmejorable. Se puede comenzar en el Casero degustando sus gambas con gabardina o cualquiera de sus rebozados. Luego se puede seguir en el Lucio, para probar sus montaditos o sus potajes, y continuar más tarde en el Maño y comer una buena morcilla con pimientos. Si al visitante le quedan ganas y estómago, puede llegar a la Mejillonera y hartarse de unas patatas bravas diferentes y diversas versiones del molusco.


En un segundo intento, pueden visitarse el Perico, con unos deliciosos huevos con bechamel, el Prada a Tope, con su variedad de tortillas, y una institución local, el restaurante La Encina. Su tortilla de patatas ha sido premiada en 4 ocasiones consecutivas como la mejor de España.


Por otro lado, si el viajero visita la ciudad durante las fiestas de San Antolín (finales de aogosto - principios de septiembre), podrá disfrutar de la feria y el concurso de tapas que se organiza en diversos lugares de la ciudad.


Restaurantes

Si se prefiere comer o cenar sentado, la ciudad ofrece multitud de restaurantes de calidad:

Restaurante La Traserilla

Hotel AC Palencia

Restaurante Don Rodrigo

Restaurante Isabel

Restaurante Asador La Encina

Restaurante San Remo

Restaurante Los Candiles

Restaurante Casado

Restaurante Chapó

Restaurante Maria Cristina

Restaurante Casa Lucio


Por lo que respecta a comidas de otros países, también hay dónde elegir. La comida italiana está representada por la pizzeria Papareschi (con una maravillosa pizza 4 estaciones) o el Ponte Vecchio. Los restaurantes chinos abundan y recientemente uno de ellos ofrece comida japonesa, aunque en realidad no sea más que una variación reciclada y poco lograda. También existe un restaurante hindú y otro turco.

Beba y salga[editar]

Beber

En Palencia el vino es una institución. Los caldos de las denominaciones Ribera del Duero, Rueda y Cigales están a la orden del día en cualquier bar o restaurante que se precie.

Más interesante resulta saber que desde 2007, la comarca palentina del Cerrato dispone, junto con los territorios colindantes de Burgos de la D.O. Arlanza, que cultiva uva tempranillo, garnacha, mencia y caubernet sauvignon, principalmente.

Durante el tapeo tambien se estilan también las cañas, los cortos, y las claras (cerveza con gaseosa). Para los abstemios, mosto.

Los visitantes disfrutaran enormemente a la hora de pedir copas en la noche palentina. Son baratas y enormes, comparadas con las de las grandes ciudades. Otra cosa es que sean de garrafón, pero por lo general en los bares más conocidos serán de calidad, dado que la clientela local es exigente.


Salir

Por lo que respecta a la escena nocturna, ésta comienza tarde, cerca de la medianoche.

Palencia cuenta con dos zonas de marcha propiamente dichas. La "Zona", la primera, está situada en varias calles del barrio de la Puebla. En ella abunda un público adolescente y veinteañero, que se reparte por bares de pachanga, música comercial e indie. A destacar el Merlín, el Vaticano, el Auténtico, la Gomila y el que quizás sea el más interesante, el Utopia. Hay que destacar además el Universonoro, una institución alternativa y dance de la ciudad, que organiza frecuentes conciertos.


La segunda zona es la del Seminario, más adulta, y junto al edificio homónimo y cerca del río Carrión y la iglesia de San Miguel. El corazón de ésta es la plaza, donde multitud de bares, pared con pared, se llenan a rebosar a eso de las 2 de la madrugada. Todas las tribus urbanas de Palencia, desde los pijos a los punks se mezclan aquí hasta que los bares cierran, a eso de las 4:30. La oferta musical es variada, oscilando entre lo comercial y la pachanga, y lo alternativo y electrónico.

Para rematar la noche, la discoteca Chapó, donde se dirigen las hordas de jóvenes y no tan jovenes cuando todo lo demás cierra.

Otros locales recomendables son el Stella (su mezcla de público octogenario y joven es inimitable), el Club 38 (indefinible e imprescindible en la ciudad desde hace décadas, a visitar en horas intempestivas), y la Urbana (ambiente mixto, elegante y festivo, hasta las 4 de la madrugada).

También se organizan fiestas privadas en naves industriales y similares, pero conviene conocer a algún local para poder enterarse de dónde ir. Lo mismo pasa con los afters.

Duerma[editar]

La oferta hotelera de Palencia se ha ampliado en los últimos años. A continuación se detallan algunos de los hoteles y hostales disponibles:

4 estrellas

Hotel Diana Palace

Hotel AC Palencia

Hotel Europa Centro

Sercotel Rey Sancho | Av, Ponce de León, s/n | Hotel en Palencia | Tel: +34 93 363 63 63

3 estrellas

Hotel Castilla Vieja

Hotel Rey Sancho

Hotel Palacio Congresos

2 estrellas

Hotel Monclus

Partir[editar]

Variantes

Acciones

Docentes del destino

Otros idiomas